63SSIFF | De sexo y muerte

Si hay dos elementos que aparecen reiteradamente en muchas de las películas de esta edición del Festival de San Sebastián son la muerte y el sexo. Y es curioso que algunas de las escenas más bellas que se han visto en las salas donostiarras sean bajo esta temática, dese la técnica del stop motion como es el caso de Anomalisa o de diferentes y originales modos a través del tiempo en In the room. También en el último film de Ben Wheatley, High-rise, la desatada crítica al capitalismo propicia escenas perturbadoras de sexo y violencia, mientras que la última que reseñaremos, Eva no duerme, nos explica el viaje de un cadáver en su cautiverio. Y no una difunta cualquiera, sino que se trata de la mismísima Evita Perón. Cruzando ya el ecuador del festival, y a escasos días de conocer a la ganadora de la Concha de Oro, seguimos ofreciendo una mirada a las propuestas más interesantes que nos deja esta 63 edición. 

Anomalisa, belleza en stop motion

Anomalisa_Foto_película_8105

Desde guiones como los de ¡Olvídate de mí! (Michel Gondry, 2004) o Cómo ser John Malkovich (Spike Jonze, 1999), Charlie Kaufman tiene ganado el respeto de la industria del cine gracias a esa habilidad para crear historias cercanas, con emociones y conceptos que conocemos, pero con una forma totalmente original y, habitualmente, extravagante. Es por ello que no esperábamos menos de su nuevo proyecto junto el cineasta Duke Johnson: Anomalisa, un relato de amor en stop motion que sorprende por su capacidad de aunar lo genuino y lo corriente de forma magistral. El film de Kaufman y Johnson aboga por la singularidad de las personas en un mundo futurista homogeneizado, en el que todos tienen la misma voz (recurso muy elocuente pero sin perder sutileza) y el mismo discurso monótono e inamovible. Es por eso que el protagonista encuentra en Lisa una conexión especial, la chica con la voz diferente. Anomalisa sorprende por su originalidad y se sitúa como una de las mejor valoradas por el público. 

In the room, relatos sexuales de un motel

In_the_Room_Foto_película_8099El Singapore Hotel ha mantenido sus servicios durante años en su modesta parcela en la gran ciudad. Por sus habitaciones han pasado huéspedes de toda clase y color, pero lo interesante se encuentra en la habitación 27. Allí se sitúa la acción de In the room, una mirada escondida a las diferentes historias que durante décadas se han ido sucediendo en ese cuarto de alquiler, entre las que destacan las escenas sexuales y los conflictos amorosos. El director Eric Khoo construye una serie de historias yuxtapuestas pero no subordinadas, en las que busca contar historias de amor, celos y adolescencia. Aunque con marcados altibajos que van en consonancia con la calidad e interés de las diferentes historias (algunas realmente hilarantes), este film singapurense elevó la temperatura de San Sebastián con sus explícitas escenas sexuales, pero es capaz de complementar su morbo con una estructura más compleja, con la que Khoo nos enseña la evolución de la ciudad, las costumbres e incluso de las personas. 

Al final, In the room es capaz de cerrar un círculo que abría en la primera escena del film, dando una sensación de bucle que se acrecienta por el hecho de no cambiar de localización. El film se une gracias a un eje transversal que, como no podía ser de otra manera, es una historia de amor en la frontera entre la vida y la muerte. Y esta, no se llegó a consumar.

High-rise, la furia capitalista

High-Rise_Foto_película_9843

El esperado nuevo film del británico Ben Wheatley, que entusiasmó en el Festival de Sitges de 2012 con Turistas, que se llevó allí el premio a Mejor Guion, se sitúa en un espacio-tiempo indeterminado. De hecho, lo que se nos enseña es, simplemente, un edificio. Pero, ¿cómo iba a ser tan simple? High-rise es una gran metáfora del capitalismo, de la ley del mercado y su despiadada agresividad hacia los menos adinerados. A través de la violencia, la excentricidad y el desenfreno de los residentes del edificio, Wheatley construye una elocuente alegoría de lo que supone formar parte de un sistema esclavizado por los mercados, por lo monetario y material, y que relega a los pobres a las plantas bajas de la sociedad mientras los ricos poseen las mejores vistas en lo alto del rascacielos. 

High-rise es intensa y agresiva, es explícita en su discurso (con cortes de voz e imágenes que evocan directamente al anticapitalismo) y, por momentos, demasiado excesiva. Aun así, lo que no se puede negar es que el buen hacer de este director y su capacidad para hipnotizar de pura fascinación al espectador. En una de las escenas del film, se organiza una fiesta irrisoria con temática de época victoriana, donde suena  SOS de ABBA en instrumental clasicista y la gente ofrece su faceta más clasista. Allí, el protagonista (Tom Hiddleston), totalmente fuera de honda, habla con el camarero, el cual le dice: Hay que tener tener mucha determinación para remar a contracorriente. Sin duda, la frase más lúcida del film. 

Eva no duerme, las lágrimas de Evita Perón

Eva_no_duerme_Foto_película_7516

Lo que pasó con el cuerpo de la líder ideológica argentina Eva Perón a mediados del siglo pasado es aún objeto de conjeturas. Enferma de cáncer y embalsamada tras su muerte, la “abanderada de los humildes” fue secuestrada muerta por conveniencias políticas. Eva no duerme es un híbrido entre el documental y la ficción que pretende enseñarnos qué es lo que realmente pasó durante esos largos años que estuvo en paradero desconocido. Para ello, el director Pablo Agüero establece tres etapas en que la difunta Evita es la protagonista, aunque solo sea porque su tenencia es codiciada por todos los bandos. 

Agüero sabe bien cómo venderse en los primeros minutos del film, con una introducción sorprendentemente kubrickiana e inesperadamente cautivadora. Un primerísimo primer plano de Gael García Bernal fumando elegantemente vestido de uniforme, mientras oímos su voz en off vemos imágenes que se solapan, estalla en una pantalla rojo sangre que da paso a los títulos de crédito iniciales. Una maravilla de prólogo al más puro estilo de Tarantino. Ahora bien, una vez comienzan las etapas, este estilo se diluye hacia otro diferente, no peor, sino menos espectacular. 

 

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s