AFF’15 | “Taller Capuchoc”, humor inconformista

Miguel Noguera | elantepenultimomohicano.com
Miguel Noguera | elantepenultimomohicano.com

Ahí está Miguel Noguera, tumbado en el sofá de la sala de un psicólogo, en el papel de un escritor que se debate internamente sobre si debería o no ser el profesor de un Taller de Escritura. Siente que algo terrible le pasará si lo acepta, puesto que los considera un gran engaño de nuestra sociedad, pero necesita el dinero desesperadamente. “Ahora mismo en la cuenta tengo cinco euros. No puedo sacarlos del cajero porque no da billetes de cinco y tendría que entrar en el banco y humillarme pidiendo esos cinco euros”, se lamenta en una de las escenas de Taller Capuchoc

Lo que así explicado tiene un carácter algo trágico, es en realidad una comedia de aquellas que empiezan a desarrollarse en los últimos años bajo la etiqueta de posthumor. No, no es un calificativo hipster para hacer moderno algo que nadie entiende. Dice el crítico Jordi Costa, quien acuñó el concepto, que en este tipo de comedia “la obtención de la risa ya no es la primera prioridad. Es un humor en el que puede primar la incomodidad, el malestar por encima de otras cosas. Puede servir para hacer comentarios sociales, políticos o puramente filosóficos…”. Lo que viene a ser una evolución del humor típico español basado en los topicazos, las cochinadas y los estereotipos sociales (elementos imprescindibles en grandes comedias de éxito en España). El tipo de humor que se desarrolla en Taller Capuchoc, y que lleva años cogiendo forma, huye de la risa fácil y quiere ser algo más cercano a la reflexión filosófica con apariencia de comedia absurda. 

Con un estilo fácilmente reconocible, heredero de sus andanzas en Pioneros del Siglo XXI y que ya se adivinaba en Mi loco erasmus (2012), el director barcelonés Carlo Padial vuelve al Atlántida Film Fest para seguir explorando los límites de este tipo de comedia tajante con regusto a carácter reflexivo. El tándem Noguera-Padial ha probado su perfecto funcionamiento después de varios proyectos juntos. Ahora, en Taller Capuchoc por primera vez como protagonista, Noguera ha sabido adaptarse a Padial (o bien a la inversa) con un film de mensaje claro, pero no sencillo, y cuyas formas de humor comparten perfectamente. Como la viralidad sobre la que trabaja, el film se estructura mediante un orden cronológico que huye de la linealidad y va saltando entre sesiones de psicólogo y un relato inverso de la formación del taller de escritura. Taller Capuchoc se convierte en una cuenta atrás mientras crecen las obsesiones del protagonista ante un entorno que percibe como hostil. 

Taller Capuchoc es una declaración esquizofrénica, no solo por los trastornos obsesivos de su protagonista, sino también por un montaje de planos abundantes y con movimiento que se ve invadido por imágenes aleatorias de cubiertas de libros casi a modo de cortinilla. En ellos vemos nombres que reconocemos al instante: Bradbury, Orwell, Freud y más, que aparecen en pantalla para recordarnos que la cultura que ellos crearon muere lentamente bajo el manto de la cultura viral. Y es que el film de Padial es, ante todo, un ensayo sobre cómo se consume la cultura hoy día, cuál es el valor que le damos y qué esperamos de ella. Aquí no cabe más que reflexionar sobre los escritores, importantes figuras dentro de este espacio, y cómo su proceso creativo se ve sujeto a condicionantes económicos y sociales, por no hablar de una esclavitud consentida frente a los followers y los números de ventas. Ya no importa saber qué es Rayuela, sino ser Trending Topic en Twitter

Vivimos tiempos de cambios, y no todos son a mejor. En varios momentos de Taller Capuchoc, el personaje de Noguera observa desde la lejanía a los vagabundos apilados en las calles de Barcelona, como si fuese a convertirse en uno de ellos en un futuro no muy lejano. La precariedad de los escritores se desprende de cada una de las escenas, y se materializa en la frase “no se cuánto tiempo podré mantener esta fantasía fantástica de la escritura”. Esta tragicomedia de humor inconformista es un golpe de frescura que apunta hacia los próximos años con prometedores protagonistas, entre los que sin duda están Carlo Padial y Miguel Noguera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s