AFF’15 | “Fish and cat”, el bosque sin ley

Escena de "Fish and cat" | slantmagazine.com
Escena de “Fish and cat” | slantmagazine.com

Presentada en el pasado Festival de Sitges y alabada por la crítica, Fish and cat es un laberinto enloquecido. El director iraní Shahram Mokri se propuso una proeza técnica: grabar un único plano secuencia de 134 minutos con tres líneas distintas de personajes. Además, en lo que podría parecer casi una obra teatral que puede caer en la linealidad, Mokri construye un relato inquietante que traspasa las barreras del espacio y el tiempo y se pierde entre los árboles de un siniestro bosque privado de cobertura en el que no parecen regir las normas del mundo real. Fish and cat se plantea como un slasher clásico: un psicópata (en este caso, varios) que busca asesinar a un grupo de jóvenes que se encuentran de acampada junto a un lago. Aunque sea este el punto de partida, el film destroza las barreras de este subgénero de terror y representa una propuesta mucho más profunda, mucho más existencialista de lo que podría parecer en un principio. 

Hay varias vías de entrada al laberinto de Fish and cat. Por un lado los jóvenes, que llegan al bosque para una competición anual de cometas luminosas, pero que acaban centrándose más en sus affaires amorosos, y en algún caso en sus conexiones paranormales. Por otro lado, los dueños del restaurante, del que se adivina una tendencia al canibalismo, que se pasean de aquí para allá jugando con sus tiernas presas para escoger cuál acabará en su cocina. Y los terceros en discordia, dos gemelos, ambos carentes de uno de sus brazos – y ya puestos, de sentido -, que se pasean con gallinas atadas a un palo. Lo dicho, una demencial combinación de caminos que se entrecruzan y se separan, que vuelven hacia atrás y escogen nuevas vías. La profundidad del film va creciendo exponencialmente a medida que avanza, hasta crear una ilusión en la que la película parece estar condensada en escasos momentos que se repiten y se reescriben. 

En un ambiente taciturno fantástico, gracias en gran medida al trabajo de etalonaje y el uso de la música, los personajes reflexionan en voz en off, recuerdan experiencias inquietantes y nos dejan lagunas argumentales que se pierden en los caminos itinerantes de este perturbador laberinto. No podemos más que subrayar una frase pronunciada por uno de los personajes del film, que exclama enfadado que este es “un bosque sin ley”. En efecto, Fish and cat es un relato desestructurado sin normas físicas, temporales o legales, ni tan solo morales, que abre un hueco importante en el cine iraní contemporáneo. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s