STREAMS | “Everyday Rebellion”, un susurro a gritos

Cartel de la película | everydayrebellion.net
Cartel de la película | everydayrebellion.net

Empezamos nuestro recorrido por las películas seleccionadas en el Festival Europeo de Cine Online, más conocido como Streams. Ocho países y 15 películas, que van desde los documentales hasta el existencialismo más indie. El primer film que nos encontramos es, sin tapujos, apasionante

En diciembre de 2010, los tunecinos empezaron una revolución que se extendería por un gran número de países árabes colindantes, una Primavera Árabe que acabaría con la caída de varios dictadores y algunas fronteras.El 15 de mayo de 2011, estalló en España un movimiento por la regeneración democrática, el movimiento de los indignados, una brecha encendida que impregnó de reivindicación y lucha a un país adormecido. Pocos meses más tarde, miles de personas invadieron la calle neoyorquina más representativa de la perversidad capitalista bajo el nombre de Occupy Wall Street. El 17 de agosto de 2012, una semidesnuda Inna Shevchenko, miembro de Femen, posaba para los fotógrafos como Jesús crucificado después de cortar con una sierra mecánica una cruz cristiana de cinco metros en el Parque de la Independencia de Kiev. Éstos, y muchos otros, son movimientos por la justicia y la democracia, por la igualdad y la solidaridad, por la lucha no violenta contra un sistema que ha llegado a los límites de la demencia.

Y así nos lleva “Everyday rebellion” a través de los años y los países, de las conexiones entre los últimos movimientos sociales más importantes para venirnos a decir que tienen algo en común: su carácter pacífico. Oímos las voces de los manifestantes, siempre dispuestas a hacerse oír, pero también las de los expertos y analistas, que según dicen, el método más efectivo de lucha es la no violencia. Una protesta basada en la estrategia, la visibilidad mediática y las redes sociales como medio de comunicación principal. El documental es una llamada a la rebelión, aunque no pretenda serlo exageradamente. Se limita a escuchar voces, a relatar hechos, a enseñar con estupendo ritmo y sentido de la emoción las acciones que se han llevado a cabo estos últimos años. Pero sobre todo nos muestra a las personas que están detrás, que luchan y viven destierros políticos, que se enfrentan a la policía y tiñen las aguas de Damasco de rojo sangre. Y sentencian: “Si no te rebelas, estás aceptando que todo se colapse”. ¿Hemos puesto nuestra vida aburguesada por encima de nuestra visión de futuro? ¿Hemos olvidado que las injusticias existen y que no se cambian mientras estemos sentados en el sofá viendo cómo apalean manifestantes por la tele? Nos vestimos de hipocresía para no aceptar que el mañana llegará, y no hemos movido ni un dedo para que sea el mejor posible.

“Everyday rebellion”, muy en la línea de otros documentales sobre grupos reivindicativos como el de las controvertidas feministas rusas en Pussy Riot, una plegaria punk, nos desvela una serie de historias que oímos de pasada en el telediario, un grupo de gente que grita a susurros por la libertad de todos. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s