La reaparición de Julian Assange: “WikiLeaks es la versión moderna de la Biblioteca de Alejandría”

El documental “Mediastan” y el regreso de Julian Assange en videoconferencia desde Londres han inaugurado la 11 edición del Festival de Cine y Derechos Humanos de Barcelona. Un festival que tiene como objetivo difundir cine que provoque la reflexión, cine de denuncia y de reflejo social y cultural.

Julian Assange durante la videoconferencia | Mireia Mullor
Julian Assange durante la videoconferencia | Mireia Mullor

Los pequeños Cines Girona permanecían tranquilos, como de costumbre, a primera hora de la tarde. Nada de carteles ni paneles de ningún tipo anunciaban el inminente comienzo del festival, algo ilógico y desconcertante para los espectadores. Apenas la mitad de las butacas estaban ocupadas una vez comenzado el acto, que se estrenó con un cortometraje de la organización Survival y un inolvidable discurso de José Mujica, presidente de Uruguay. “Espero que las palabras de Mujica resuenen como un tambor aquí en Barcelona y que puedan crear un espacio de convivencia”, sentenciaba Toni Navarro, director del festival, para dar inicio a la presentación.

Pero el plato fuerte de la tarde era el estreno del documental “Mediastan”, un viaje junto al equipo de WikiLeaks en la búsqueda de periodistas a quien entregar sus sustanciosas informaciones. Afganistán, Kazajistán, Turmekistán, Inglaterra y los Estados Unidos son algunos de los países por los que Assange y su troupe nos guían, sacando a relucir debates que se irán retroalimentando a lo largo de los 90 minutos de film. ¿Están los medios interesados realmente en dar a conocer todo aquello que WikiLeaks ha descubierto? ¿La libertad de expresión tiene límites, al igual que la de pensamiento? Censura, autocensura, conformismo. Son las barreras que varían en cada país pero que están patentes en la actividad informativa. Tanto periodistas como consumidores hemos perdido – si es que algún día la tuvimos – la capacidad de establecer agenda, y de ser conscientes de nuestra propia percepción del mundo. “Mediastan” es un camino, un proceso que viven desde el compromiso un grupo de rebeldes que se niegan a aceptar la sumisión del sistema. Aunque sea desde la ilegalidad impuesta, WikiLeaks trabaja para desenterrar todo lo que se oculta tras las puertas del poder. Su espíritu no podía ser más periodístico, una lección de transparencia y valentía para los profesionales de la información que se esconden tras la careta de un color político.

WikiLeaks sigue vivo

Después de la sucesión de escándalos que supuso la filtración de documentos secretos por parte de WikiLeaks, Julian Assange y su equipo han ido desapareciendo de la agenda pública y mediática. Pero la realidad es que este proyecto que comenzó en 2007 sigue activo, aunque atado de pies y manos. “Hemos publicado un total de 8 millones de documentos clasificados hasta el momento, y tenemos intención de seguir”, explicaba el periodista y activista Julian Assange durante la videoconferencia. “Tenemos a casi todo Estados Unidos detrás nuestro”, continuaba, refiriéndose a las numerosas acusaciones de acoso y espionaje por parte del gobierno estadounidense. Assange continúa en su cautiverio en la embajada de Ecuador en Londres, donde vive desde que pidiera asilo político en 2012. El diálogo que ha mantenido con los asistentes y organización del festival ha sacado a la luz la dureza de su estado de “encarcelamiento” y la lucha que sigue manteniendo por defender su proyecto. “WikiLeaks es la versión moderna de la Biblioteca de Alejandría, hay mucho conocimiento y por eso se empeñan en perseguirnos”, declaraba Assange. No faltaron preguntas en referencia a temas de actualidad como el Ébola e incluso la independencia de Cataluña. “Eso es algo que debe decidir la gente de Cataluña, porque todas las gentes y culturas tienen derecho a decidir su futuro”, opinaba. “Si Madrid no quiere que Cataluña se vaya, tendrá que ofrecerles algo atractivo”.

El Festival de Cine y Derechos Humanos de Barcelona abre sus puertas un año más en los Cines Girona. Un festival modesto, de esos que pasan desapercibidos pero que cargan con un mensaje imprescindible hoy día. Su director, Toni Navarro, aseguraba que organizar un evento como este en la actualidad es “una batalla constante”. 120 películas de diversos géneros y procedencias se proyectarán hasta el 7 de noviembre en Barcelona, reivindicando otra manera de entender el cine y el mundo.

Anuncios

2 comentarios

    • I tant! La veritat que l’organització deixava molt que desitjar… Poques preguntes i actitut desagradable. Una pena…

      Gràcies pel comentari!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s