“El viaje de tu vida (Tracks)”, se hace camino al andar

A veces el ruido de la sociedad no nos deja escuchar nuestra propia voz. Nos rodea una presión constante por hablar, simplemente por llenar vacíos que nos da miedo reconocer. La distancia y la soledad son caminos abiertos que nos dan la claridad y la pureza de un silencio infravalorado. “Tracks” es uno de esos caminos, una historia basada en hechos reales y a la vez fantásticos, que nos enseñan que estamos por encima de nuestro sexo o clase social, y que la vida, como decía Machado, se hace al andar.

Mia Wasikowska en "Tracks" | pelicula-trailer.com
Mia Wasikowska en “Tracks” | pelicula-trailer.com

Alejarse de las personas para conectar con la naturaleza es un recurso muy utilizado, ya no solo en el cine, sino en la cultura en general. Este retorno a nuestro medio original para encontrar nuestro propio ser cobra más sentido a medida que la tecnología va invadiendo todos los aspectos de nuestra vida, conectándonos de forma irremediable con una nube social por momentos agobiante. ¿Cómo escapar de una realidad que oprime tus pensamientos y los bombardea de información para después reducirlos a 140 caracteres? Es curioso cómo las viejas historias nos remiten a nuevos escenarios, sin perder significado ni interés. Y es que “Tracks” nos cuenta la historia de Robyn Davidson, una aventurera que allá por el año 1977 decidió cruzar 2000 millas de parajes desérticos australianos hasta llegar a tocar las aguas del Océano Índico. Superando las barreras de su juventud, inexperiencia y, como su entorno le recriminaba, su condición de mujer, Davidson se embarcó en el viaje de su vida acompañada únicamente por su perra y cuatro camellos. 

Todos queremos en algún momento ser seres antisociales. Pero la sociedad no es comprensiva con esto, sino que sanciona y estigmatiza. A veces, conectar con uno mismo es difícil en un mundo viral y movido por las modas. Caemos presas de espirales de tendencia que, a la larga, nos hacen olvidar quién somos. Este viaje que Davidson emprendió hace ahora 37 años fue una manera de reivindicarse a sí misma en su vida. Además, “Tracks” saca a relucir ese ansia de nuestras sociedades modernas de fotografiar en lugar de vivir. Valorar una foto por encima de la experiencia, simplemente por el hecho de tener un trofeo que enseñar. He aquí otro tema que se incrementa con el avance de la tecnología. 

Parece que Mia Wasikowska está llamada a hacerse un nombre en la industria cinematográfica. Su reciente pero muy prolífica carrera está en auge. Ya la veíamos hacer doblete en el Festival de Sitges (“Maps to the stars”, “The Double”) y trabajando con directores de la talla de Cary Fukunaga o David Cronenberg. El cine indie quiere crear un fetiche de esta actriz australiana, cuyo primer éxito como protagonista preferimos olvidar (aquella debacle de un oxidado Tim Burton sobre una niña en un país de las maravillas). En definitiva, Wasikowska eleva “Tracks” a un buen nivel interpretativo que, junto con su alta fidelidad a los hechos originales y una fotografía preciosa, la hacen una película digna de experimentar. Pero no olvidéis guardar una copia al final, enmarcarla y obtener vuestro trofeo. Parece que la magia de lo efímero ha muerto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s