“Relatos Salvajes”, un ensayo sobre la violencia humana

Érica Rivas en “Relatos Salvajes” | cinencuentro.com
Érica Rivas en “Relatos Salvajes” | cinencuentro.com

Este viernes se estrena en la cartelera nacional una de las últimas joyas del cine argentino. Recibida con gran apoyo de la crítica y público tras su paso por Cannes, San Sebastián y Sitges, “Relatos salvajes” llega a las salas españolas con un objetivo: hacernos ver el lado más violento de nosotros mismos mediante diferentes historias independientes, pero igual de extravagantes.

Ya era hora de que una comedia así destacase en los mejores festivales internacionales. Aporta frescura a un panorama centrado en el drama y los existencialismos, sin pararse a pensar que las tragicomedias de humor negro como esta cumplen una doble función importantísima: entretener y hacer reflexionar. Pensémoslo bien, ¿qué caracteriza más a nuestras distintas sociedades que el uso de la violencia? La misma coacción del sistema contra los más débiles, de los adinerados contra los trabajadores de a pie, de los poderosos contra la dignidad de los menos favorecidos. Esa violencia latente, la que no se ve venir con un puñetazo, sino a golpe de injusticia. Esta vulnerabilidad nuestra es objeto de una agresividad injustificada y que hemos normalizado con inusitada pasividad. “Relatos salvajes” recopila esas reacciones que todos escondemos bajo la impotencia ante un mundo que nos agrede. Sus personajes sacan su instinto más animal, ese que hemos perdido por el camino mientras buscábamos el mando de la televisión. Parece que estamos asistiendo a una involución de nuestro sentido de la reacción ante los abusos, atrapados en una jaula invisible llamada capitalismo.

Pero Damián Szifrón, director del film, indaga más aún en esa naturaleza humana violenta, que no solo se reprime con la exasperante burocracia, sino también en nuestras relaciones personales. La venganza es uno de los motores que mueve “Relatos salvajes”, provocando las situaciones más sorprendes e inesperadas. Una no puede dejar de mirar la pantalla. La extrovertida naturalidad con la que todo discurre te conecta con los personajes, vives lo que ellos, sientes su ira. Seis historias que estallan en un sinfín de fantasías vengativas que todos hemos protagonizado alguna vez en nuestros sueños… o quizá en la realidad. En cualquier caso, la habilidad con la que esta película argentina te provoca risa y horror a la vez la hacen una cita ineludible en los cines este fin de semana. No en vano representa a su país en la próxima edición de los Oscar de Hollywood.

Las personas en nuestra fase más desatada, eso nos cuenta. Una liberación de la rabia contenida que nos consume. Esta película saca nuestro lado más salvaje, el de la venganza y la rebelión. Szifrón materializa esas ansias asesinas que la mayoría de nosotros reprime, pero no olvida.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s