SITGES | “A hard day” salva un día lleno de fracasos

Salió por fin el sol en Sitges, pero no hubo buen tiempo para los estrenos del día. Decepción general en las grandes proyecciones que estaban planeadas para este miércoles, algunas previsibles y otras grandes sorpresas en el sentido más negativo. Suerte que había un coreano dispuesto a alegrar un poco las ansias cinéfilas del público de Sitges.

Escena de “Annabelle” | sitgesfilmfestival.com
Escena de “Annabelle” | sitgesfilmfestival.com

“Oculus” y “Annabelle” forman parte de ese tipo de cine que se conoce popularmente como cine de sustos. No hay más de lo que indica su propio nombre. Cuando uno entra a verlas, sabe a lo que va y a lo que se expone. Y no me refiero únicamente a la posibilidad de sufrir un infarto, sino a entrar a sabiendas de que probablemente no te sorprenderá ni te descubrirá una historia digna de emocionar. Me encantaría decir que me han dado con un canto en los dientes con esta última frase, pero la realidad es que las pelis de sustos de hoy en Sitges no lo han hecho. Y es que se presentaban por partida doble una historia sobre un espejo maldito que controla a las personas y otra sobre una muñeca diabólica prima hermana de Chucky, historia a cada cual más original – nótese la ironía. A “Oculus” se le puede reconocer la habilidad para combinar presente y pasado durante todo el film, logrando que el espectador confunda en muchas ocasiones lo actual con los recuerdos, y la realidad con la imaginación. Ese juego psicológico con la audiencia funciona muy bien en el cine de terror, pero es una lástima que se quede en una teoría interesante con un desarrollo argumental pésimo. Nada que decir de “Annabelle”, que directamente ha levantado por primera vez en esta edición del festival los abucheos y silbidos del público presente. Esperemos que no se entere la muñeca protagonista del film, que vigila imponente las taquillas del Hotel Melià.

Después de esto, no esperaba encontrar otro fracaso tal, pero nuevamente me equivocaba. “The Double” trata de un joven invisible a todos los de su alrededor, cuya vida se ve un día invadida por una especie de clon de su cuerpo pero en la antítesis de su personalidad. Hay momentos buenos, frases ingeniosas e incluso una estética bastante conseguida. Pero aun así, la película se pierde entre las tonterías y amoríos varios del clon seductor y las penurias del original. Si no es suficientemente exasperante de por sí ver a Jesse Eisenberg en su habitual papel de chico tímido y paradete, “The Double” le añade una historia inverosímil, aburrida y que nos deja la sensación de ser una cosa ya más que vista. El mejor momento de la película ha sido, sin duda, el apagón de luz de 15 minutos en el Auditori del Hotel Melià, que ha trastocado todos los horarios de la tarde.

AMONG THE LIVING STILLS (27)
Escena de “Aux yeux des vivants” | sitgesfilmfestival.com

Y no se vayan que aún hay más. Las altas expectativas en torno a la nueva película de Alexandre Bustillo y Julien Maury, creadores de esa genial “Al interior”, se respiraban en el ambiente. Aquella brutalidad que supuso la historia de una mujer embarazada enfrentándose a una intrusa que quería arrancarle el bebé de sus entrañas estaba en la mente de todos mientras se presentaba el film en el Auditori. Pues bien, “Aux yeux des vivants” es completamente diferente, como ya vaticinaban sus propios directores presentes en la proyección. Y el caso es que empieza muy bien, con una fuerte primera escena de sangre y violencia que nos hacía engordar más y más esas expectativas. Lástima que se hayan ido desinflando entre el recato de las muertes siguientes y las lagunas inexplicables de la historia. Era por momentos ridícula, basada en un “monstruo” que ni asusta ni se comprende. Batacazo monumental de estos alabados directores franceses, que desde hace años tienen un sitio de honor en el Festival de Sitges.

Pero siempre hay algo que viene para salvar el día, y hoy ha sido “A hard day”, uno de los mejores thrillers de acción que hemos visto en esta edición de Sitges. Superando de lejos a la también coreana que pudimos ver el primer día de festival, “The target (El objetivo)”, este film juega con un humor negro sofisticado y escenas de tensión muy logradas, que desembocan en un relato entretenido y de calidad. La trama gira sobre un policía que atropella accidentalmente a un hombre, momento desde el cual se verá envuelto en una guerra que no es la suya y que involucra a su entorno más de lo que cree. El director surcoreano Kim Seong-Hun, que se hacía un selfie con la sala del Melià durante su presentación este miércoles, firma un film de policías corruptos, asesinatos y misterios, que roza la comedia con brillante armonía. Curioso que sea precisamente “A hard day” la que nos ha mejorado un día tan poco productivo en Sitges.

330ce27efa92607de8a4ae404b781637
Escena de “A hard day” | tiff.net
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s