Las 5 mejores escenas que inspiró Truman Capote

Truman Capote | Fuente: chulavista.mx
Truman Capote | Fuente: chulavista.mx

Es difícil hablar de una figura como la de Truman Capote. Un hombre con un talento especial: crear personajes inolvidables. Y es que si hay algo que destaca en la trayectoria literaria de este periodista estadounidense es su capacidad de hablar de personas reales pero extraordinarias, con ese halo de misterio que caracterizó toda su existencia. Sus historias avanzan con suavidad, con naturalidad, pero no tienen nada de naturales, nada en absoluto. Ya en sus primeros relatos vemos la profundidad de sus personajes, complejos, originales, incluso curiosos. Nos atrapa en su narrativa, en la que parece querer reflejar el lado bizarro de las emociones humanas y lo extraordinaria que llega a ser la realidad. 

Con motivo del trigésimo aniversario de la muerte de Truman Capote, recopilamos las cinco mejores escenas que inspiraron sus novelas, o los diálogos que él mismo escribió para dichos films, pues a parte de novelista, Capote participó en varias películas como guionista. 

1. Desayuno con diamantes: “Nada malo podría ocurrirme en Tiffany’s”

Es posiblemente la novela más famosa de Truman Capote, gracias en parte al boom que supuso la actuación de Audrey Hepburn en el papel de Holly Golightly. Aunque la adaptación cinematográfica de “Desayuno con diamantes” reflejó el carácter de la novela, distó mucho de representar la complejidad del libro, o más bien del personaje principal, que pese a lo que se desprende del film, nunca consiguió cambiar su manera de ser y actuar. Aquí dejamos uno de los diálogos más fieles que encontramos en la película dirigida por Blake Edwards en 1961.

2. A sangre fría: “Supongo que eso es lo único que echaré de menos…ese pobre viejo y sus sueños sin esperanza”

Si bien “Desayuno con diamantes” es su novela más famosa, “A sangre fría” es, sin duda, la más aclamada. Capote hizo gala de sus dos facetas, la de escritor y la de periodista, creando un relato basado en un proceso extraordinario de documentación sobre el terreno y una capacidad brillante para llevarlo a la narrativa de carácter más novelesco. Un libro hipnótico, en el que Capote nos ofrece perspectivas innovadores sobre un crimen poco convencional, indagando en las causas a través de las conversaciones con los asesinos reales, un proceso que pudimos ver en la película biográfica sobre el autor, “Capote” (2005), en el que el reciente fallecido Philip Seymour Hoffman interpretaba al escritor. Una novela que además creó tendencia, un nuevo periodismo ficcionado que marcó el género. La adaptación cinematográfica de “A sangre fría” de 1967, dirigida por Richard Brooks, siguió lealmente el transcurso del libro, traspasando a la gran pantalla fragmentos como el que dejamos a continuación. Uno de los asesinos, Perry, habla con el cura antes de su ejecución, recordando experiencias con su padre, algo que marcó visiblemente su personalidad. Como apuntábamos antes, Capote hace gala de la complejidad de sus protagonistas. 

3. Estación Termini: miradas desde el tren

 Aquí vemos a Truman Capote actuando como creador de diálogos, y de escenas como esta. Protagonizada por Montgomery Clift y Jennifer Jones, “Estación Termini” (Vittorio de Sica, 1953) se desarrolla enteramente en esta famosa estación romana que le da nombre al film, en el que una mujer americana casada intenta alejarse de su amante, aunque la atracción que les une es demasiado fuerte como para obviarla. 

4. La burla del diablo: el tiempo

Otra de las películas que gozó de los diálogos de Truman Capote. “La burla del diablo” (John Huston, 1953) muestra la agilidad e ingenio del guion, que eran también características que veíamos en la personalidad del periodista. Capote nos regaló fragmentos como éste, que podría pasar desapercibido en el transcurso del film, pero que está lleno de ingenio. 

5. Desayuno con diamantes: “Érase una vez una bonita y escuálida muchacha. Vivía sola, exceptuando un gato sin nombre”

Volvemos a recurrir a “Desayuno con diamantes” para ver una escena que une la creación de Capote con la música inolvidable de Henry Mancini. El carácter de un personaje que alcanzó su punto culminante en esta película, en esta escena, en esta canción. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s