“La vida de Adèle”, la película de la semana en Filmin

Arrasa en premios, en crítica y en visionados en Filmin desde su estreno. ¿Qué es lo que tiene la francesa “La vida de Adèle” que ha enamorado al mundo entero? Sólo una cosa: magia. 

la vida de adele poster ok (2)

Hay películas que impactan por la calidad de sus imágenes, por su apabullante técnica, por la pasión de sus personajes o la fuerza de su historia. Hay películas que te sorprenden o que te hacen llorar, pero solo unas pocas respiran magia. “La vida de Adèle” es una mirada en un bar, un suspiro en la cama, una caricia en una melena despeinada y grasa. Es la vida, pero no lo es, es el amor. Pero el amor de Adèle no es un amor convencional, no es un molde social, es una historia de lesbianismo contada desde el más absoluto respeto y la más honesta normalidad. Abdellatif Kechiche despliega una brisa de aire fresco sobre un tema complicado, asentado sobre dos personajes femeninos que elevan el film a un nivel difícil de superar para las películas que la han acompañado este año pasado. 

La hipnótica Adèle Exarchopoulos parece vivir dentro de la película, en cada pelo de su despeinada melena cayendo sobre su cara, en cada lágrima que cae hacia su boca o su manía de levantarse los pantalones. Adèle vive, crece, madura, pero no olvida, no deja de sentir lo que sintió con su primer amor. La devastadora escena de la ruptura parece salir de los límites del plano conseguido por la cámara, mera espectadora de una interpretaciones que te dejan sin aliento. 

Exarchopoulos cuenta con una compañera de pelo azul, del mismo color que sus ojos, del mismo color que la puerta de su casa y el vestido de Adèle en la escena final. Lea Seydoux rompe con un personaje duro, de rasgos masculinos y personalidad arrolladora. Su mirada es un rayo directo a Adèle, un contraste marcado por la experiencia y la aceptación de su sexualidad. Y es que “La vida de Adèle” pone sobre la mesa el tabú del lesbianismo, desechando con extraordinaria sutileza los tópicos y prejuicios sobre el tema, y reflejando situaciones realistas pero igualmente mágicas. 

Durante las tres horas de película, navegamos en unos deseos sexuales entre mujeres nunca puestos en pantalla con tanta honestidad y transparencia. Te sientes invadiendo un espacio íntimo entre dos cuerpos, que crecen y evolucionan, que se van alejando de nuestra comprensión. “La vida de Adèle” es, sin duda, la mejor película de 2013, y un referente para las próximas películas sobre el tema. 

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s