NYMPHOMANIAC: ¿LOCURA O GENIALIDAD?

Cartel de NymphomaniacLars Von Trier lo ha vuelto a hacer. El director danés vuelve a escena después de Melancolía (2011) para revolucionar la crítica cinematográfica y provocar a los espectadores más puritanos. Nymphomaniac, estrenada en dos partes – 25 de diciembre y 24 de enero – ha dado que hablar el último mes, tanto con alabanzas como con duras críticas. ¿Locura o genialidad?

Nymphomaniac cuenta la historia de Joe, una mujer “adicta al sexo”. Desde el primer momento podemos plantearnos la primera cuestión: ¿la ninfomanía es una enfermedad, trastorno o excepción en la sociedad? La Real Academia Española define Ninfomanía como furor uterino, es decir, atribuida únicamente a la mujer. ¿No hay hombres ninfómanos? No, no los hay, porque el deseo sexual está en su naturaleza social. Las mujeres, en cambio, aún sufrimos las secuelas de una represión sexual en la que una adicta al sexo es una desviada social. La película de Lars Von Trier, sobre todo en su tramo final de la conversación entre Joe y Seligman, deja entrever esa crítica, patente también durante ambas partes. La desgracia que acarrea Nymphomaniac es el tener que lidiar con nuestra sociedad, con nuestros prejuicios y superficialidad. Algunos solo se quedarán con la provocación sexual, pero Lars Von Trier deja puertas abiertas a muchísimo más, a hacer pensar al espectador si esas cosas que considera normales lo son realmente.

El sexo es un campo muy toqueteado pero poco explorado en el cine. Las escenas sexuales son habituales y de diferentes perspectivas, pero siempre es parte de la historia, algo que marca un momento en una relación o bien un acto violento o grotesco. Pero el sexo en sí, plantear nuevas interpretaciones del mismo, esto ya es otra cosa. No se puede criticar a Nymphomaniac diciendo que es una mala película porno, porque se está obviando el magistral trasfondo que llevan las imágenes, la música, las metáforas. Podrá gustar o no, pero Nymphomaniac es una obra maestra.

Para más información:

Ficha de Nymphomaniac en Filmaffinity

Reportaje de Nymphomaniac en “Días de cine”

Anuncios

3 comentarios

  1. Hay que corregir a Joe, no por denunciar las malas atribuciones de una mujer con rol sexual activo, “no”, si no por aludir que no existe termino medico, psiquiátrico y social por la salacidad masculina, llamada Satiriasis: El hombre no tiene Ninfa (vulva) ni Útero; el hombre a veces representa una mayor amenaza en cuanto al asalto sexual se refiere, justo como lo catalogaron en la antigua Grecia como ” el Sátiro” , que correteaba a las Ninfas jóvenes sin pretensiones.

  2. Hay que corregir a Joe, no por denunciar las malas atribuciones de una mujer con rol sexual activo, “no”, si no por aludir que no existe termino medico, psiquiátrico y social por la salacidad masculina, llamada Satiriasis: El hombre no tiene Ninfa (vulva) ni Útero; el hombre a veces representa una mayor amenaza en cuanto al asalto sexual se refiere, justo como lo catalogaron en la antigua Grecia como ” el Sátiro” , que correteaba a las Ninfas jóvenes sin pretensiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s