REINVENTANDO LA INDUSTRIA DEL CINE

La piratería, la falta de legislación y unos usuarios poco concienciados con la labor de los cineastas plasman la necesidad de un cambio de estructura en la distribución de películas 

“Internet no es el futuro, como algunos creen. Internet es el presente”. Estas fueron las palabras de Álex de la Iglesia en su discurso como presidente de la Academia en la gala de los Goya de 2011. En aquel momento, el cine ya había empezado a pasar el peor momento de su historia. Internet abrió la puerta a la piratería en masa, por lo que se convirtió en el enemigo número uno del sector. Pero, ¿es así como tiene que ser considerado? ¿Internet es un instrumento que beneficia o perjudica a la industria del cine?

Ir al cine, como actividad de ocio, ha evolucionado. Durante el siglo XX, el cine vivió su mayor auge, ocupando un lugar central en la sociedad. “Esto ha dejado de ser así. Como espacio de ocio, el deporte y las redes sociales le han comido el terreno de forma absoluta al cine”, explica Isaki Lacuesta, ganador de la Concha de Oro de San Sebastián por Los Pasos Dobles. Y pese a esta pérdida de centralidad, la industria continúa con sus mismas estructuras. El largo recorrido de una película desde que se exhibe en las salas de cine hasta que la podemos tener disponible – legalmente – en Internet, es un camino muy criticado por los profesionales del sector. “Hay mucho miedo de mover ese recorrido, porque el pastel es cada vez más pequeño, y los que tienen su porción no la van a querer perder”, comenta Gerard Cassadó, redactor del Blog de Cine Online de la revista Fotogramas. ¿Y cuál es esta estructura a la que se aferra la industria? Las salas de cine compran la exclusividad de la película durante tres o cuatro meses, un tiempo en el que no puede ser utilizada para nada más, aunque dejen de exhibirla a las dos semanas. Y es tras esos tres o cuatro meses cuando comienza a estar disponible en DVD, BluRay e Internet. “Principalmente quien pone muchas trabas en el asunto son los exhibidores, por miedo a perder beneficios, cuando se ha demostrado que eso no tiene por qué ser así”, añade Cassadó, que pone como ejemplo a Estados Unidos, donde, según nos cuenta, se ha invertido el proceso en algunas películas: primero se estrena online y después en salas. Fue el caso del documental Searching for Sugar Man, que tuvo un estreno simultáneo y exitoso en ambos formatos.

Por un lado, la estructura inamovible de la industria, y por otro, un mal uso de Internet. ¿Y qué hay de la crisis económica? ¿También se puede considerar un factor para justificar la caída de espectadores? Muchos se quejan de un precio abusivo en las entradas, que actualmente rondan los 9 euros, 13 si es en 3D. “El precio de la entrada en nuestro país va a la contra de atraer a la audiencia, ha dinamitado la imagen de las salas del cine y ha alejado a las audiencias jóvenes”, comenta Pau Brunet, analista de la taquilla en Box Office, del diario The Economist. ¿Se utiliza la excusa del elevado precio de las entradas para justificar la bajada de espectadores? “Yo no he visto que baje el público del fútbol, cuando las entradas valen muchísimo más. Eso me hace pensar que el precio no es el problema”, explica Isaki Lacuesta, “en comparación con un cubata me parece incluso barato”.

El caso es que los datos hablan por sí solos: la venta de entradas de cine sufre una caída irrefrenable. Según datos del Ministerio, las salas de cine españolas han perdido más de 40 millones de espectadores en los últimos diez años. “Los espectadores llevan cayendo desde el año 2003, han desaparecido el 95% de los videoclubs y más del 40% del espacio destinado a la venta de videos”, explica Juan Carlos Tous, fundador de la plataforma online Filmin. “Lo que hay que analizar es que si bajan las salas de cine, el video de alquiler, el video de venta y las audiencias de televisión en cuanto a cine, y que lo único que sube es internet, tendríamos que mirar qué es lo que estamos haciendo nosotros desde la propia industria”, añade. Pero parece que las grandes empresas del cine no se moverán ante los cambios que está viviendo la industria. “Es un sector dominado por multinacionales que no tienen ganas de cambiar nada”, afirma el productor Alejandro Miranda.

Cuando hablamos de industrias del entretenimiento, es inevitable mirar hacia los Estados Unidos.

Comprobamos así que la gente continúa apoyando el cine en las salas, y además apuesta por las plataformas online como Netflix, que cuenta con cerca de 30 millones de suscriptores. “En Estados Unidos la gente acude mucho más al cine, tiene una frecuencia casi tres veces mayor que en España y aún el doble que en países de alta frecuencia como Francia”, cuenta Pau Brunet. “En el mundo online la diferencia clave es que en Estados Unidos hay una cultura que acepta el intercambio económico como algo normal. La cultura del “todo-gratis” no tiene sentido para ellos”, añade.

España se salvó el mes pasado de ingresar en la lista 301, la lista de los países más piratas del mundo. Esta lista no sirve solo para señalar con el dedo a los países que no actúan efectivamente contra la piratería, sino que también se reservan el derecho a imponer sanciones comerciales. “Si las empresas americanas dejan de considerar a España como un mercado atractivo, cerrarán las oficinas y se irán, porque para ellos no supone más que el 3% o 4%”, afirma Juan Carlos Tous. Estados Unidos ha dado un voto de confianza a España para que pueda tomar medidas más efectivas contra la piratería durante este año. En 2012, las descargas ilegales superaron los 3.050 millones, con un porcentaje del 43% para la descarga de películas, y la tasa media de piratería alcanzó el 86%, según los datos ofrecidos por la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos. Asimismo, desde esta coalición exigen al gobierno que “demuestren la efectividad del modelo propuesto”.

Las nuevas plataformas online

Plataformas españolas

Hace 6 años que empezaron a surgir las primeras plataformas de Video on Demand (VOD) en España. La sombra de la piratería en internet crecía sin parar mientras la industria se refugiaba tras su estructura cada vez más obsoleta. Aunque había – y hay – una oferta de contenidos digitales importante, estas nuevas plataformas siempre han tenido un problema de visibilidad. Webs como la de Filmotech, Nubeox, Filmin o Wuaki trabajan cada día para poder constatar su existencia ante la sociedad española. “Hay que ofrecerle algo al usuario por lo que valga la pena pagar un precio razonable”, afirma Gerard Cassadó.

Nubeox – plataforma del grupo Antena 3 – y Wuaki.tv son dos de los videoclubs online que ha firmado con todas las Majors americanas. Es decir, cuentan en su catálogo con las películas más taquilleras y comerciales de los últimos años. Por su parte, Filmotech – con el apoyo de El Corte Inglés – apuesta por el cine español. Como se puede comprobar, la oferta de las plataformas online en España es amplia, variada y económica, ya no valen las excusas sobre el precio o la escasez de títulos.

Algunas plataformas se lanzan además con los festivales de cine. Es el caso de Filmin y su Atlántida Film Fest, el mayor festival de cine online, que este año ha celebrado su tercera edición. Este compromiso con la cultura del cine lleva a las plataformas de distribución a ser algo más que un simple videoclub digital.

La comodidad y la facilidad de uso son factores claves en las plataformas de Video on Demand. Por ello, Alejandro Miranda, productor de Buried (Enterrado) y presidente de la Asociación Videográfica Española Independiente (AVEI), ha llevado a cabo una iniciativa innovadora en España: Encuentra tu Peli. “Es un buscador de películas donde puedes ver dónde encontrar una película y a qué precio”, explica Miranda. ¿Por qué este proyecto? “Para facilitarle la vida al usuario y porque hay un gran desconocimiento de lo que hay en el sector. La gente piensa que hay muy pocos títulos, cuando en realidad tenemos una oferta igual que la de Francia y mejor que la inglesa”, cuenta.

Encuentra tu peli es una plataforma que intenta dar visibilidad al VOD en España. En colaboración con la empresa norteamericana que creó el modelo, planea ya la versión para Android e iPad. Miranda advierte también que es necesario un cambio de modelo en la industria y apuesta por la originalidad en la oferta. “Se podrían hacer salas de cine low cost, salas de cine para bloggeros, salas donde la gente pudiera chatear… Se podrían hacer muchas cosas para que la gente volviese al cine”. Quizás es eso lo que falta. Nuevas ideas y ganas de cambiar las viejas estructuras para salvar el cine.

Un modelo de presente

Internet ha hecho crecer el miedo en la industria del cine. Los exhibidores exigen exclusividad en la distribución de las películas, por lo que el proceso de disponibilidad online del film se alarga. Y actualmente vivimos en una sociedad que consume contenidos de forma inmediata y que se niega a esperar por algo que pueden conseguir escribiendo unas palabras en Google.

Mientras estas dos ventanas – la de los exhibidores y la de Internet – se ven como enemigos, las descargas ilegales siguen subiendo. Por eso los profesionales de la industria reclaman un nuevo modelo, basado en concebir cada ventana de distribución como una experiencia distinta.

El estreno de Carmina o Revienta, la ópera prima de Paco León, levantó numerosos debates en su estreno el pasado verano. Carmina se estrenó simultáneamente en Filmin, DVD y BluRay, televisión de pago y en las salas de cine que aceptaron este modelo. “Hay que reconocer que es un modelo pequeño, pero ahí se demostró que las películas pueden estar conviviendo en las diferentes formas de explotación a la vez” explica Tous, contento por el resultado del proyecto. Y no es para menos: 60.000 visionados en Internet, 70.000 DVD vendidos y 17.000 espectadores en las apenas 20 salas de cine donde se estrenó. “Paco, como productor, ha ganado más dinero con Carmina en este modelo que si lo hubiera hecho en el modelo tradicional de cine”, dice. A pesar de las buenas sensaciones que trajo el estreno multiplataforma de Carmina o Revienta, JC Tous no considera que sea un modelo aplicable a todas las películas, sobre todo las de gran presupuesto. “No se lo recomendaría a Santiago Segura para la próxima de Torrente”, comenta.

Como director, Isaki Lacuesta afirma que “el estreno multiplataforma debería de ser ya un modelo de presente”. Lacuesta manifiesta su intención de utilizar este modelo con su nueva comedia Murieron por encima de sus posibilidades, que se encuentra en pleno rodaje, aunque duda que vaya a ser un objetivo fácil de cumplir. “Hay muchas resistencias por parte de todos los sectores implicados”, observa.

Los datos sobre el cine y la piratería en España exigen un cambio, un paso hacia delante. Desde todos los sectores coinciden en el problema principal: la concienciación social. “Este sector es un auténtico caos, donde nadie quiere pagar por nada”, declara Alejandro Miranda, que expresa además su indignación por las descargas ilegales de Buried (Enterrado). “He avalado con mis bienes esa película, y no debería estar gratis en Internet”, añade.

Juan Carlos Tous insiste que “en internet compartir es multiplicar, no es dividir”, pero siempre hay que tener en cuenta que “detrás de una película trabajan cientos de personas”. Y es que para que el cine pueda seguir haciendo historia, se les tiene que devolver a los profesionales la inversión que han hecho en ella. “Esto, llevado a los extremos, podría acabar con el cine”, afirma Tous.

Tanto desde las plataformas como desde los propios cineastas esperan que los españoles y españolas sepan apreciar el trabajo que realizan. ¿Misión imposible? “España es un país en el que nunca se ha valorado suficientemente a la cultura y sus trabajadores”, comenta Isaki Lacuesta. “Nunca se ve en los medios de comunicación la parte del trabajo, lo laborioso que es hacer una película. El nivel de artesanía tan sofisticada y tan precisa en los conocimientos que requiere para hacerla, ya sea grande o pequeña. Creo que si mostráramos más a menudo esta parte del trabajo habría más respeto por parte de la sociedad a la cultura”. Tenemos los medios, pero sin voluntad de cambiar, no tenemos nada.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s